viernes, 11 de abril de 2008

¿Nos acerca el EEES a la Universidad2.0?

Al igual que en muchos otros contextos, el 2.0 ha llegado a la universidad para instalarse... o no. Es un recurso (el del numerito 2.0) tan usado que empieza a hacerse odioso, pero hasta que alguien no encuentre otra forma, tendremos que vivir con ello.

Eso sí, hay que tener cuidado con la semántica que se le aplica. Muchos pueden pensar que Universidad2.0 significa usar herramientas de tipo blogs y wikis, por ejemplo, en las clases y ya, con eso es suficiente para obtener el sello 2.0.

Pero la web2.0 (que, por si hay alguno que aún no lo haya imaginado, es de donde sale el 2.0) es mucho más. Además del cambio de paradigma a la web como plataforma y el uso de herramientas más usables, interfaces en la web más ricas, etc... lo que fundamentalmente disparó todo esto fue un cambio de comportamiento entre las partes involucradas en la red. De usuarios/espectadores de la representación orquestada por empresas y organizaciones, que ofrecían información a través de las webs para ser consumida por esos espectadores, se pasó a la participación directa de dichos espectadores/usuarios, al estilo el Teatro La Cubana.

Por ello, ir hacia una Universidad2.0 debe suponer establecer mecanismos que nos lleven por un camino similar de cambio en la Universidad . El EEES y los cambios metodológicos que supone, son un sustrato estupendo para ello, pero hace falta mucho más...

El término empieza a aparecer por esta nuestra blogosfera española (¿existe esto de blogosfera?). En el blog de José Carlos del Arco hay una entrada que me parece muy completa porque recoge casi todo lo que la Universidad2.0 debe significar. Se ha abierto, además, un grupo de trabajo en Facebook acerca de la Universidad2.0, para tratar de definir qué es eso y cómo alcanzarlo (o si creemos que debe ser alcanzado o no... que también alguien puede opinar en contra)

Merecen, en mi opinión, mención especial un par de detalles de la entrada referida del blog de José Carlos y que tienen que ver con las dudas que he manifestado anteriormente.

En primer lugar, la mención a la necesidad de implicación de todos, desde "la directiva" hasta los últimos responsables: alumnos y profesores. Es algo de manual,... de "manual de calidad". Acostumbrémonos a este término, Calidad, porque es lo que se nos viene encima. Y en todo manual de calidad se dice dos cosas fundamentales para que las cosas vayan bien: que quien dirige todo debe estar realmente comprometido (y eso implica planificación y dinero) y que todos los involucrados y, en particular, los que en última instancia van a tener que ponerlo en marcha, deben estar convencidos.

Y en segundo lugar, un comentario hecho a la entrada por Nelson Piedra, que insiste en que no basta con usar la web2.0 para ponerle el número a la Universidad, sino que es necesario un cambio de pensamiento bastante revolucionario y que, en mi opinión, será el verdadero caballo de batalla en todo este proceso de cambio que implica el EEES.

Como siempre, seguro que a muchos por esta nuestra tierra todas estas ideas les sonarán... ¿frikis? Pero por "ahí fuera" llevan ya tiempo con el tema. Léase, por ejemplo, el capítulo "Los Neoalejandrinos", del libro "Wikinomics", en el que comenta a modo de ejemplo, las posibilidades (y, también, dificultades) de este cambio de paradigma en el mundo de la investigación en la Universidad.

Otros ejemplos de allende los mares podemos encontrarlos en Classroom20.com, una red social para los interesados en la w2.0 y tecnologías de colaboración en la educación, o, algo más empresarial y mundano (por estar el dinero por medio), la Web2.0 University impulsado por la empresa HinchCliffe&Company para formar en el uso de la web2.0 en el mundo de la empresa.

Yo por de pronto me he unido al grupo en FaceBook, vigilo los blogs de sus usuarios y trataré de participar en el proceso en la medida que pueda y sepa.

Todo esto porque estoy convencido de que los cambios son a mejor... y más divertidos que muchas de las cosas que hay ahora. Esperemos que no nos quiten la ilusión a bofetadas.

2 comentarios:

r dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jose Carlos dijo...

Angel,

Gracias por citar mis reflexiones sobre la Universidad 2.0, por mi propia experiencia descubrí que el apoyo institucional es importante pero vital es la implicación de los alumnos, profesores, y en general, de toda la comunidad universitaria. La Universidad 2.0 es social por naturaleza, basada en la participación de todos, por ese motivo abogo por empezar desde abajo hacia arriba. Por otro lado en las altas jerarquías existe mucho miedo a la innovación, y sobre todo, a la falta de control...si a ello le unimos la falta de recursos e intereses contrapuestos pues mayores dificultades nos encontraremos. Los alumnos y profesores seréis los motores de este movimiento imparable.

Abrazos

Jose